martes, 16 de julio de 2013

MODA ELEGANTE CON CLASE

Ralph Lauren: Clase, elegancia y aire internacional
Si bien nunca estudió moda, hizo una valiosa experiencia trabajando para la famosa casa clásica de caballeros Brooks Brothers y, posteriormente, pasó a desempeñarse como vendedor regional de Rivetz Abe, un fabricante de corbatas de Boston.

Nacido en el seno de una familia judía emigrada de Pinsk (actual Bielorrusia, por entonces parte de la Unión Soviética) a la ciudad de New York, el menor de los tres hermanos se crió en un ambiente muy austero (su padre era pintor de brocha gorda) en el modesto barrio del Bronx.
Desde chico Ralph tuvo muchos sueños, desde la práctica del béisbol a raíz de la idolatría que le tenía al célebre Joe Di Maggio, a su fascinación por el mundo del cine, donde solía pasarse días enteros viendo sus películas favoritas y deseando convertirse en John Wayne, Fred Astaire, Frank Sinatra o Cary Grant, siempre sabiendo que debía exigirse mucho para alcanzar alguna vez aquello que tanto anhelaba: ser reconocido y millonario.
Así, mientras asistía al Marsha Stern Talmudical Academia o al De Witt Clinton High School, se las arreglaba para hacer distintas changas después de hora y así poder empezar a vestirse a la moda y dejar de heredar las prendas de sus hermanos mayores. De hecho, algunos de sus compañeros del MTA recuerdan a Ralph como aquel que les vendía las corbatas. Y en el anuario de graduación del Clinton, en 1957, estampó bajo su fotografía su mayor deseo: quería ser millonario.
Ralph Lauren y el mundo de la moda
Al terminar el colegio, por sugerencia de su hermano Jerry, ambos cambiaron su apellido Lipchitz por Lauren y Ralph ingresó al Baruch College de New York a estudiar negocios: de allí se retiró a los dos años. Al salir, contrajo matrimonio con Ricky Low-Beer, quien sería su mujer de toda la vida, su musa inspiradora y la madre de sus tres hijos Andrew, David y Dylan.
Si bien nunca estudió moda, hizo una valiosa experiencia trabajando para la famosa casa clásica de caballeros Brooks Brothers y, posteriormente, pasó a desempeñarse como vendedor regional de Rivetz Abe, un fabricante de corbatas de Boston. De su interacción con los clientes comenzó a sacar sus propias conclusiones: era el momento de un cambio de look. Para ello, decidió proponer a sus jefes diseños más osados, con nudos más anchos y mayor gama de colores, pero luego el proyecto fue desechado por las nuevas autoridades de la firma. Lejos de amilanarse, Ralph Lauren juntó sus cosas y salió en busca de alguien que creyera, como él, en las nuevas tendencias.
Así encontró eco en la Beau Brummel Neckwear que sí aceptó el desafío y lo puso a trabajar en su propia colección. El nombre Polo se impuso sobre otras ideas, por su elegancia, su aire británico y su alusión esencialmente deportiva. La primera colección, que se vendió en un santiamén, le dejó nada menos que U$ 500.000. En 1969 abrió su primer local en la cadena de tiendas Bloomingdale´s y a partir de allí logró imponer un estilo de vestuario casual y desenfadado con reminiscencias de la moda universitaria tradicional estadounidense.
La independencia definitiva
Años después, Ralph Lauren recibió el encargo de diseñar el vestuario para el film El Gran Gatsby, basado en la novela homónima del gran F. Scott Fitzgerald. El estilo, a la vez sobrio y elegante con que vistió a los protagonistas Robert Redford y Mia Farrow, le valió una popularidad inusitada y hasta una nominación al Oscar de la Academia. A partir de entonces, con su propia casa de modas y con el lanzamiento de su línea de ropa femenina, Ralph Lauren logró convertirse en un verdadero clásico. Y en uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes.
Sin embargo, el diseñador no se durmió en los laureles. El nacimiento de sus hijos le inspiró una colección para niños; la decoración de sus nuevas propiedades, una completa línea para el hogar y su rancho en Colorado, una línea de ropa inspirada en los cowboys. Ralph Lauren nunca dejó de diversificarse ni de apostar a lo novedoso y audaz. Un verdadero marcador de tendencias, que ha impuesto un estilo de vida que llega hasta nuestros días, con la prenda perfecta para cada momento del día.
Los tiempos modernos
Ralph Lauren es uno de los más innovadores líderes en diseño y negocios, un ícono cultural que ha construido una marca global multibillonaria durante los últimos 40 años. Su carrera ha merecido numerosos tributos por su rol dentro de la industria y es además reconocido por su fuerte compromiso con la filantropía, tanto en forma personal como corporativa con su Fundación Polo Ralph Lauren que apoya iniciativas que benefician el cuidado del cáncer y la prevención y el voluntariado para comunidades marginales.
Hoy en día, la Compañía es líder en diseño, marketing y distribución de productos Premium en cuatro categorías: indumentaria, casa, accesorios y fragancias. Polo Ralph Lauren opera en más de 300 locales alrededor del mundo, con recientes expansiones internacionales en Dubai, Corea y París. Este último local de 2150 m2, uno de los más grandes y exquisitos del planeta, está emplazado en un edificio del año 1600, fue concebido como su boutique insignia en Europa y alberga el primer restaurante Ralph´s en el viejo continente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada