martes, 26 de marzo de 2013

VESTIDOS LINDOS DE NOVIAS

Si estás en pleno proceso de encontrar tu vestido de novia perfecto estás de enhorabuena, porque hoy te traemos algunos consejos que harán que la búsqueda sea más fácil.


Sin duda buscar el vestido de novia es uno de los momentos que esperas con más ilusión, pero si no lo haces bien, y no te dejas guiar por tu instinto, en ocasiones puede convertirse en una auténtica pesadilla, sobre todo si eres una persona indecisa. Por eso hoy hemos querido traerte algunos consejos para que la búsqueda de tu  vestido  sea una experiencia única, y para que no tengas duda de que has encontrado el vestido perfecto.



  • Un buen consejo es invertir en una  asesora de imagen  o personal shopper. Aunque a primera vista pueda parecerte un lujo, será una gran ayuda para encontrar fácilmente el vestido que más te favorezca. Si no cuentas con un gran presupuesto puedes invertir en una sola sesión, en la que tu asesora te de las claves de cómo debe ser tu vestido de novia perfecto, qué tipos de escotes te sentarán mejor, que corte es el ideal para ti, y cuál es el que debes evitar, etc...
 
t
 
  • No vayas con demasiada gente a buscar tu vestido. Demasiadas opiniones pueden confundirte, por eso lo ideal es que vayas solo con dos o tres personas de tu máxima confianza, que sabes que te darán su opinión real, y que tendrán la suficiente confianza como para decirte que ese vestido que tanto te gusta no te sienta nada bien.
 
 
  • Normalmente la mayoría de vestidos de novia son preciosos, así que es normal que te veas guapa con todos ellos. Por eso cuando te pruebes uno no solo debes pensar si estás guapa, sino también si te sientes cómoda con él, y si puedes verte con ese vestido camino al altar
 
 
  • Hay un detalle que te confirmará que ese es tu vestido: tu sonrisa . Lo he visto muchas veces, en el momento en el que te pruebes tu vestido aparecerá una sonrisa en tu cara que te iluminará entera. Ese vestido que hace que sientas un escalofrío, ese con el que no puedes parar de reír o de dar saltitos de emoción, ese que no quieres quitarte por nada del mundo, ese, y no los demás, es tu vestido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada