domingo, 20 de junio de 2010

FELIZ DIA PAPÁ

 
Treinta y siete años no es nada para el "Tahuichi", el defensor que quiere seguir marcando presencia en el fútbol salteño y en Central Norte. Apuesta a tener protagonismo en el plantel que arma el DT Pedro Rioja, se siente con fuerzas y seguro de poder realizar una buena campaña, habló de su primer paso por el "cuervo", de alcanzar a Juventud en el Argentino A y de la posibilidad de retirarse en el club de barrio Norte, "al que siempre le voy a agradecer por esta nueva oportunidad", dijo.
¿Todavía tiene dudas de su permanencia en el plantel?
No. Si tuviera alguna duda no estaría acá. Sé que vengo de ocho meses de inactividad, el último partido lo jugué para La Florida en diciembre, después no jugué en la segunda ronda, pero dudas no tengo.
¿Le puede jugar en contra todo este tiempo de inactividad?
Depende, hoy estamos todos en las mismas condiciones, a punto de hacer una nueva pretemporada. Hay mucha gente nueva, otros que ya estaban y una vez que arranque todo esto creo que se verá, el que haga mejor las cosas y el que tenga ganas de estar se lo va a hacer saber al técnico.
Usted se conoce bien y para aquellos que dudan de lo que puede rendir, ¿qué tiene para decir?
Sólo que voy a trabajar, ya comencé a hacerlo y con la pretemporada buscaré mi mejor nivel. Después lo demostraré dentro de la cancha, ahí es donde se sacan conclusiones y comenzarán a decir si valió la pena traer a tal o cual jugador. Yo estoy tranquilo y con muchas ganas, muy contento porque Central Norte me dio otra vez la posibilidad de seguir jugando.
¿Puede ser su último año en el fútbol y su despedida en Central?
No sé, dependerá de cómo me sienta cuando termine el campeonato, veré si tengo ganas de seguir y si alguien me seguirá teniendo en cuenta. Todo puede ser.
Está claro que usted quiere seguir jugando, pero si Rioja le pide ser su ayudante de campo ¿qué le diría?
Tengo una manera de pensar hoy que es jugar, si me ofrece ser ayudante y jugador no lo aceptaría, no me sentiría cómodo, y cuando deje el fútbol me dedicaré a ser técnico o ayudante de campo, pero por ahora no pienso en eso. Y si Rioja me pide que sea sólo su colaborador, no sé si aceptaré, sería cuestión de hablar con él.
Estuvo identificado con Juventud, pero por este segundo llamado de Central no se
podrá olvidar...
La verdad es que sí, a pesar de que estuve ocho años en Juventud, donde la pasé muy bien, después tuve la posibilidad de jugar en otros clubes y ascender a Primera División (Olimpo de Bahía Blanca), jugué una final con Central Córdoba en un Argentino B, luego Central me dio la posibilidad de volver a Salta y encima para jugar en un equipo condenado con seis puntos menos. Fue difícil pero logramos clasificar. Creo que cuando jugué la última vez acá no defraudé a nadie, para mi la camiseta que visto es la más grande. Central me volvió a abrir las puertas y siempre voy a estar agradecido por esto.
Mencionaste tu paso anterior en este club, ¿qué les faltó aquella vez para ascender?
Nos equivocamos entre todos, cuando clasificamos se desarmó el equipo, creo que muchos saben lo que pasó, yo sólo digo que nos equivocamos todos. Jugamos con Guaraní y en la semana se fue el técnico (Víctor Riggio) y cinco jugadores. Los que quedamos dijimos ¿qué pasó? Se pagó esa consecuencia de no aprovechar un plantel que estaba para ascender. Ahora costará rearmar todo eso, pero este año apuntamos a tener otro equipo competitivo.
¿Cómo ve la conformación de este nuevo plantel?
Hay jugadores importantes, otros chicos del club que son interesantes y se nota la capacidad de varios para vestir esta camiseta sin sentir presión.
Rioja (el DT) pidió tu regreso por considerarte un líder...
Siento gratitud por eso. Creo que me lo gané con trabajo cuando él estuvo la primera vez dirigiendo acá, después se tuvo que ir por esas cosas del fútbol, pero quedó una buena relación y de Pedro saqué muchas cosas positivas. Nosotros, los jugadores más grandes, tenemos que ayudar y orientar a los más chicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada