domingo, 1 de agosto de 2010

CRISTÓVAL BALENCIAGA

CURRICULUM

Cristóbal Balenciaga nace en 1895 en Getaria (Gipuzkoa), el 21 de enero. El gran maestro de la Alta Costura conoció desde la infancia los entresijos de la creación textil, ya que su madre trabajaba como modista. En 1911 se establece en San Sebastián y paralelamente empieza a trabajar como jefe de taller del Pegasin du Luvre. En 1915 abre su primera casa de costura en San Sebastián, con el nombre de Balenciaga, cuya primera filial madrileña vería la luz en 1921. En su taller de San Sebastián, Balenciaga se dedica a adaptar patrones llegados de París, tarea muy habitual entre los sastres de la época. La apertura de la tienda madrileña supuso el primer paso hacia su reconocimiento en España, un éxito que muy pronto se trasladaría más allá de nuestras fronteras.
En 1937 el diseñador abre su primer taller en París, en la avenida George V, y ese mismo año presenta su primera colección parisina. Empieza así una trayectoria creadora repleta de colecciones que huyen de la ostentación, con creaciones que han superado con exquisitez el paso del tiempo y que aúnan con elegancia el glamour parisino con la tradición española.
Cristóbal Balenciaga fue un maestro de las formas elegantes y perfectamente estructuradas. Por su taller parisino pasaron ilustres aspirantes a diseñadores, como Hubert de Givenchy, André Courrèges, Oscar de la Renta o Emmanuel Ungaro, entre otros.
Establecido su taller en París, pronto se hacen conocidas sus prendas con reminiscencias del Segundo Imperio, de cortes de mangas con canesú cuadrado. En torno a 1940, Balenciaga inventa los sombreros realizados con cabellos a base de largas trenzas postizas. Para ello es decisiva la colaboración del peluquero Guillaume. También en esta época idea el ya clásico petite robe noire, de busto ajustado y revisitado con devoción por otros creadores en épocas posteriores.
Los primeros años de la década de los cuarenta son los de las chaquetas alargadas y las faldas acampanadas, que a veces se sustituían por faldas-pantalones. En torno a 1947 Balenciaga crea la línea Cocon y rinde homenaje a su origen español con sus boleros toreador bordados para la noche. La inspiración española llega también a los vestidos.
Su primera incursión en el mundo del perfume es en 1948, con la creación de la fragancia Fuites des Heures o Fleeting moment.
Siempre marcando época, inicia los años cincuenta con colecciones de trajes sastre entallados, abrigos vaporosos o rectos (en ocasiones sin cuello) y mangas abombadas. Los vestidos se acortan y los abrigos se coronan con amplios cuellos. Avanzada la década, propone túnicas près du corps en lino o encaje y escotes despejados. Para la noche, vestidos de baile al tobillo con variados efectos de dobladillo.
En 1955 lanza el perfume Quadrille. Un año más tarde, en 1956, Balenciaga presenta el primer sac en tweed. Busca los efectos de dobles faldas y promueve los baby dolls en encaje o seda que tanto glamour aportan los cincuenta. Durante los últimos años de la década vuelve a los talles muy altos y apuesta por los abrigos rectos a menudo sin cuello, las chaquetas cortas y los vestidos ceñidos en la cintura. Los vestidos-saco siguen siendo clave en sus colecciones de estos años.
El regreso del talle imperio se hace evidente al final de la década, sobre todo en los vestidos de noche, que en muchas ocasiones presentan asimietrías en el corte. Los abrigos rectos dejan paso a otros muy voluminosos y a las chaquetillas cortas de forma box, con sisas de estilo kimono, corte al bies, formas ablusadas, cinturas holgadas y talles altos.
1960 es un año importante en la trayectoria de Balenciaga, cuando su buen hacer se institucionaliza con la confección del vestido de novia de Fabiola, Reina de Bélgica. La década comienza con marcadas influencias del arte, concretamente de Zurbarán, que queda patente en sus caracos o boleros bordados para la noche. A medida que avanza la década, Balenciaga se decanta por los conjuntos deportivos en tweed grueso o a cuadros, los abrigos-capa, las mangas murciélago y los mohairs transparentes de Ascher. Esta tendencia deportiva se manifiesta a mediados de la década en la creación de los primeros impermeables transparentes en material plástico. Los estampados brillantes y los lamés tupidos a relieve marcan su apuesta para estos años.
Su última colección se presenta en 1968, marcada por las chaquetas largas para los trajes de sastre o las faldas más cortas, las rayas horizontales, túnicas de encaje guipure y vestidos tubo de crêpe. Es una colección en la que Balenciaga se decanta abiertamente por el color. Son años de conmociones políticas y sociales, que llevan a Cristóbal Balenciaga a cerrar su taller y a retirarse en silencio, como siempre había vivido. Apenas se difundieron fotografías del diseñador durante sus años de éxito, ni posteriormente. En 1971 llega su nuevo perfume, Ho Hang.
Cristóbal Balenciaga muere en Jávea, en la provincia de Alicante, el 24 de marzo de 1972. Es enterrado en Getaria, su pueblo natal. De él se ha dicho que fue el Picasso de la moda y el Mozart de la costura. Coco Chanel y Christian Dior alabaron su gran talento y arte para la costura. Sus creaciones se conservan hoy en museos y colecciones privadas, siendo fundamental la labor emprendida por la Fundación Balenciaga, que difunde, promueve y potencia día a día la trascendencia de la figura de Cristóbal Balenciaga.
En la actualidad el diseñador de la firma Balenciaga, con sede en París, es Nicolas Ghesquière, un joven creador cuyo deslumbrante trabajo está pensado para mujeres reales del mundo real, según sus propias propias palabras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada