miércoles, 18 de agosto de 2010

MODA VINTAGE

Sus diseños de novia son románticos y de aire vintage pero, a la vez, actuales y únicos. Tratamos de desmontar el universo nupcial de Teresa Helbig, una de las diseñadoras más inspiradoras del momento.
¿Cómo decidiste adentrarte en el diseño de vestidos de novia?
Todo ha sido como un proceso muy natural e instintivo. Una de nuestras clientas me pidió que le diseñara su vestido de novia. Después de este primer diseño, gracias al boca a oreja, hemos ido conociendo a más novias.

¿Hacia dónde crees que se encamina el diseño nupcial? ¿Es posible introducir elementos algo más cercanos al prèt-â-porter en un sector tan tradicional como éste?
Las novias quieren, cada vez más, que su vestido sea único y esto hace difícil que se puedan introducir elementos del prèt-â-porter, al menos de la forma que nosotros entendemos este mundo. Cada clienta tiene su historia propia y quiere reflejar su personalidad en uno de las prendas más importantes de su vida. Además, las novias ya no sólo buscan el vestido, sino todo un asesoramiento de su total look y una relación muy cercana a todo el proceso de elaboración.

¿Qué líneas maestras destacarías de tus diseños de novia? ¿Cuáles son aquellos principios creativos que tratas de mantener?
Me gusta mucho mezclar estilos y los vestidos de novia me permiten experimentar muchísimo y romper moldes. Mi proceso creativo se basa en prueba-error-acierto hasta que me guste el resultado. Tener nuestro propio atelier me permite trabajar de esta forma. Intento ser sensible a las tendencias, las líneas son muy simples y el patrón impecable. El principal criterio es que todo es posible.

Tus vestidos tienen un aire vintage aunque resultan tremendamente actuales, ¿cómo consigues ese equilibrio?
Me gusta mucho mezclar las líneas ultra femeninas y el glamour de los años 20, el aspecto etéreo y nostálgico, pero sin perder el punto moda y tendencia, además de que el proceso de desarrollo del vestido se realiza de forma muy artesanal. Todo unido hace que mis novias tengan un aspecto frágil, muy femenino, elegantes pero al mismo tiempo cañero y con mucho rollo.

¿Con qué tejidos te encuentras más cómoda?
Siempre tejidos naturales, incluso los forros son de seda y algodón. Las bambulas, las gasas, los tules de seda... telas con mucho movimiento y muy sensuales.

¿Cuál es el proceso de confección de uno de tus vestidos de novia?

Primero trabajamos con los tejidos. Busco hacer combinaciones imposibles e incluso crear nuestros propios materiales combinando sedas, puntillas, plisados, bordados... Después empezamos a hacer pruebas sobre maniquí donde se van plasmando las primeras ideas. Una vez conseguido el efecto que buscamos, lo trasladamos a un patrón y empezamos a hacer glasillas. Después de muchas pruebas, hacemos ya el vestido en su tejido definitivo.
Teresa Helbig
Foto: © Getty Images

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada