jueves, 19 de noviembre de 2009

CUESTION DE ACTITUD

Si cada vez que te miras en el espejo te sientes fea y piensas que hasta ni un espécimen se sentiría atraído por ti, debo decirte que vas por el camino equivocado. ¡La belleza no es más que actitud!

¿Te ha pasado que por miles que sean los halagos que te hagan otros, tú igual te sientes poco atractiva y fea? O por otro lado, haz notado a aquellas mujeres que a pesar de no tener cuerpo de supermodelo ni una cara agraciada, igual actitud3resaltan donde sean que estén. Pues esto se debe a una cosa muy simple, la belleza no es otra cosa que actitud. La poca autoestima y la baja autoconfianza se proyectan en nuestro . Así que si quieres ser bella y brillar con luz propia, antes que preocuparte por tu físico, debes hacerlo por tu interior.

El poder de atraer a otros es algo que cualquier mujer puede poseer, una especie de vibra que todas, absolutamente todas, podemos emanar, independiente de cómo sea nuestro físico.

Para ayudarte a creerte el cuento, preparamos los siguientes tips:

- Cree en los admiradores: Todas de vez en cuando recibimos piropos. Y muchas veces, ni siquiera los tomamos en cuenta o peor, nos sentimos incómodas. Si alguien te halaga, créetelo, porque si lo dice, es porque en verdad lo piensa. A nadie lo obligan a piropear a otros.

- Mírate con gusto en el espejo: Cada vez que te enfrentes a un espejo, concéntrate primero en lo que más te gusta de ti. De esta manera, cambiarás la forma en que tú misma te ves.

- Sácate el prototipo “Barbie” de la cabeza: Muchas veces las mujeres solemos creer que para conquistar a un hombre, mientras más se acerque nuestro físico al de una muñeca Barbie, más posibilidades tendremos de atraparlo. ¡Falso! Para comprobar esta teoría, fíjate en todas esas mujeres que no son tan estupendas y que tienen locos a tus actitud4amigos. Seguramente hay algo que las une a todas: el sentirse lindas. La confianza en uno misma se irradia y sin duda va a ayudarte a conquistar al hombre de tus sueños. La próxima vez que salgas de tu casa, siéntete como una verdadera diosa. ¡De tanto sentirlo terminarás por creértelo y eso se notará en tu lenguaje corporal!

- Hazte un regalito de vez en cuando: A las mujeres nos encanta ir a la peluquería, hacernos las manos o comprarnos una nueva crema para el pelo. Pero muchas veces se nos olvida o preferimos ahorrar y gastar nuestra plata en otras cosas. Pues trata de darte de repente un gusto. Son estos momentos, en los que nos sentimos más lindas y regias. Y además, nos lo merecemos.

- No te compares con modelos: Vivir comparándose con las modelos de las pasarelas es un viaje seguro a la infelicidad. Hay que tener claro que las modelos top trabajan con su cuerpo, por lo que andan todo el día rodeadas de estilistas, maquilladores y un sinfín de personas que se preocupan de embellecerlas. La mujer real no vive así, por lo que su belleza vale mucho más. Ella misma la crea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada