jueves, 21 de octubre de 2010

PARA CABALLEROS

En general no se piensa en los calcetines como un detalle importante para la elegancia, aunque es un complemento que no debemos descuidar ya que pueden arruinar el vestuario más elegante.
Hay que pensar que su función es calentar o mantener frescos los pies, evitando la sudoración y dando comodidad a quien los lleva, aunque también es interesante mantener una estética adecuada y armónica con el tipo de vestuario utilizado.
Para hacer un rápido análisis los vamos a dividir en tres tipos distintos:
  • Calcetines de vestir: Existe al respecto algunas corrientes con opiniones diversas, sobre si este tipo de calcetín, debe de ir a juego con el color del zapato o por el contrario, se debe de buscar el color del traje o el pantalón,  obteniendo un impacto visual como si de  una extensión del pantalón se tratase. Bajo nuestro punto de vista, esta última sería la más acertada. Para el esmoquin siempre se han de usar negros, y en seda, se convierten en un perfecto complemento para una ocasión  especial.
  • Calcetines informales: Una regla que siempre te ayudará es  tener en cuenta los colores de tu vestuario. La norma que anteriormente comentábamos de unificar al máximo el color del pantalón con el del calcetín, puedes aplicarla a la perfección en este caso. Los colores, modelos y texturas pueden ser más variados. Nunca uses calcetines de vestir con ropa informal o calcetines informales con ropa de vestir.
  • Calcetines deportivos: Diseñados para practicar deporte y tienen características especiales dependiendo del deporte. Hay blancos o a rayas y suelen estar confeccionados en algodón, que mantienen seco el pie y lo dejan transpirar.
La única norma para recordar es que los calcetines blancos son sólo para practicar deportes, procura no utilizarlos cuando vistas de traje o un vestuario formal.
Calcetines

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada