viernes, 12 de febrero de 2010

QUE TE PONES PARA ACAMPAR


Los shorts son de esas prendas a las que muchas se resisten. Uno se los pone cuando está en el colegio, pero de más crecidita, cuesta. Porque, claro, hay que mostrar las piernas con menos disimulo que cuando uno se pone una falda. A su favor tienen que son muy cómodos, imprescindibles para un paseo, camping o excursión, fachosísimos si optas por unos de raso negro y te los pones de noche. El truco está en cuáles elegir de acuerdo a tu cuerpo.

Para todas: los que quedan a medio muslo

Estos shorts son sentadores para todas. Tienen muchos nombres: para caminar, de día, de golf, clásicos. La manera más simple de reconocerlos es que la parte del muslo mide alrededor de 20 cm.

Lo bueno de ellos: A diferencia de los que llegan a la rodilla que corta las piernas en dos visualmente, los que son más cortos hacen ver las piernas más largas, mientras cubren las áreas que suelen tener problemas de celulitis.

Para muslos sueltos: apretados y hasta la rodilla

Los shorts ideales para cubrir muslos con celulitis o fláccidos son aquellos ajustados que llegan hasta la rodilla. Si eliges unos a la cadera te aseguras de que se vean menos aseñorados y pernos.

Lo bueno de ellos: Aunque pueden hacer que las piernas se vean más cortas, tienes la opción de ponerte unos tacos que te ayuden a estilizarte.

Piernas cortas: shorts cortos

Para alargar piernas cortas, lo ideal es ponerse unos shorts que midan unos 12 cm. de muslo.

Lo bueno de ellos: Son lo suficientemente largos como para cubrir la parte más conflictiva de los muslos, pero cortos como para alargar tus piernas.

Rellenitas: bermudas

Si tienes muchas curvas, los bermudas al ser largos y sueltos son una excelente opción.

Lo bueno de ellos: No llegan a la rodilla y sirven para una ocasión elegante, para ir a vitrinear, viajar e incluso ir a trabajar si son de la tela adecuada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada