sábado, 18 de diciembre de 2010

LOS PENDIENTES QUE ME GUSTAN


Cada vez está más cerca mi escapada al sur, así que esta mañana he ido a terminar el papeleo en el INEM y hacer un par de gestiones, he pasado por delante de Tous (sin querer eee? sin querer) y ya la he liao...

Ya sabéis que a mí el oso típico de Tous me horroriza (y ni decir los tulipanes, nubecitas y corazoncitos que me producen urticaria), pero después de descubrir el oso bubble, monísimo pero que ya empieza a resultar algo cansino también..., había decidido darle una oportunidad a la marca y de vez en cuando me tomo la libertad de echar un vistazo a su escaparate a ver si algo me llama la atención.

Y ahí estaban. Unos preciosos pendientes (me encantan los pendientes) de plata y resina de color negro en forma de rosetón mmm preciosos! de hecho me apunto el anillo para la próxima jijiji

No me pude resistir...

Mi pasión por los pendientes viene de largo y tiene una explicación bastante lógica y sencilla. Mi madre no quiso ponerme pendientes de bebé, su opinión es que hacerle daño a una criaturita agujereándole las orejas es una salvajada, yo la comparto, aunque también entiendo que haya personas que no piensen lo mismo, no todos somos iguales, evidentemente. Así que yo llevo pendientes sólo desde los 15 años y claro, para mí fue una auténtica revolución pendientil jaja empezaba a fijarme en los pendientes, cosa que no había hecho hasta entonces porque no le había dado la menor importancia... luego la cosa fue decayendo y me olvidé de llevar pendientes durante varios años, por pereza sobre todo, no era yo muy de joyas, la verdad, ¡y se me empezaron a cerrar los agujeros! Pensé "esto no puede ser" y desde el año pasado he recuperado mi colección de pendientes y la he engrosado... ¡¡¡bastante!!!

He tenido que tirar a la basura muchos de los pendientes de bisutería que tenía porque me abrasaban, de hecho sólo tengo unos pendientes que no son de plata u oro, que los compré en Blanco, Dios sabe por qué, ya que no me los he puesto ni una sola vez jajaja


Mis nuevos pendientes son los que están arriba a la derecha, al lado los de Blanco, debajo (de izda a dcha) unos pendientes de filigrana cordobesa comprados en Córdoba hace unos 8 años, pendientes de colmillo de resina de esos que se llevaban hace unos 5 o 6 añitos, aretes de plata bañada en oro con piedrecita de ágata en color aguamarina de la colección Eugenia by Tous (estos me los regaló mi novio), pendientes de plata con borlita de pelo morada (creo que sólo me los he puesto una vez), y aros de oro sencillos.


Y aquí los cortitos, de arriba a abajo y de izquierda a derecha: pendientes de Majorica con perla blanca y tahití (regalo de mi madre), perritos de oro que fueron mis primeros pendientes (me los regalaron de bebé a pesar de que mi madre no me había agujerado las orejitas y ahí se quedaron esperando, me encantan por cierto), perlas sencillas (eran de mi madre pero ya no las usa), pendientes de niña bubble bear en oro de Tous, pendientes con circonita morada (estos no los suelo poner mucho, pero los conservo con mucho cariño porque me los regalaron por mi 16 cumpleaños mis amigas de toda la vida), pendientes de plata y cristal de murano azul de la colección beetle de Tous (quiero que sepáis que las alitas del escarabajo tienen forma de medio oso, fijaros fijaros ¬¬ vaya chasco), y pendientes de plata de la colección Tous Magic.

Bueno, ahora que los miro, tampoco es para tanto ¿no? mmm tendré que comprarme más jajaja

¿Cuáles os gustan más? ¿Sois de joyas o no soléis llevarlas por pereza? ¿Os gustan más clásicas u os pirra la bisutería de colores?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada