sábado, 18 de diciembre de 2010

VALENTINO

Valentino, El Adios del César


Es díficil decir adios al codiciado cetro de emperador de la moda.


Es díficil renunciar al título de último maestro.


Es díficil retirarse siendo creador de una mujer y un estilo de vida.


Es díficil dejar que le olviden a uno cuando sigue vivo.


Tras un legado de colores, de historias, de damas y de femineidad.


De sangre y fiesta. De España. De Italia. De color. De patria, de grandeza, de leyenda.


Es díficil retirarse a un segundo plano donde uno ya no figura.


Y, ya se sabe que París olvida rápido.


Y que una colección fallida significa la muerte. Y que nadie quiere morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada